Búsqueda

20 nov. 2013

Y, ¿qué es Zen, me preguntas? Mi mente no lo sabe

  Veo a Hombres que diciendo practicar Zen se pierden en la literalidad de las palabras. Tratando de comprender los textos clásicos como quien trata de comprender la física cuántica. Devanándose los sesos. Sacando conclusiones. Elaborando filosofías. Asumiéndolas como dogmas... Para, finalmente, decirse con secreto orgullo: “yo he comprendido”.

  El zazen que no induce el vaciado lúcido de toda “idea” no es Zen. Los textos de los Maestros no son Zen, sino sólo indicadores que apuntan hacia la experiencia del Zen….. ese instante que no cesa; océano de luz no-usada… Yo soy eso… siempre el mismo; siempre nuevo… sin esfuerzo todo se realiza….. ¿cómo comprender esto? ¿cómo representar con la mente  lo que no es de la mente?

  En relación al modo en que estos pseudopracticantes abordan los textos escritos por los Maestros del Zen bien valdría decir que son, apelando a un dicho común en esta doctrina, como aquéllos que se quedan absortos mirando al dedo cuando el maestro les señala a la luna.