Búsqueda

24 may. 2013

La clara vacuidad cognisciente

  La Vacuidad de la mente es la experiencia de la vasta apertura clara y lúcida. Es el Reconocimiento del ser, el espacio y la luz interpenetrados.

  Esta apertura es también la ecuanimidad inquebrantable; sin rechazo y sin atracción todos los fenómenos se manifiestan en “sí mismos”, tal cual son; sin consistencia propia, Vacíos.

  Vacíos al comprenderse que esta "consistencia" que los fenómenos parecen tener cuando se observan desde el estado ordinario de conciencia, es sólo una proyección de nuestra mente conceptual; la cual, de alguna manera colorea el acontecimiento o fenómeno.

  Vacío dentro, Vacío fuera… Una vez se Reconoce la Vacuidad, dentro/fuera se desvanece como la niebla en la mañana al salir el Sol.

  La comprensión de lo anterior es posible porque la mente vacua es plenamente cognisciente; éste es el conocimiento no conceptualizado que late en nuestra esencia. Así, cuando las operaciones cognitivas ordinarias se suspenden temporalmente no dejamos de ser yo para ser zombis, sino que dejamos de ser yo para ser Ser.