Búsqueda

14 may. 2010

Amor a cuatro patas.

Amar a cuatro patas.
Entregarse por la retaguardia al falo cargado…
la carne habrá de abrirse.
Las fosas nasales dilatadas recrean el lascivo olor a semen.
La piel tensada vierte el sudor a perro que busca y busca…

Amor a cuatro patas.
Amor animal repleto de Ser de Amor olvidado.
Obsceno olor a néctar de carne y sexo.
Divina libido que no recuerda su origen.
Amor perdido, amor caído;
olvidado de sí cuando nació hecho carne.
A tientas, se busca con los dedos que rastrean las pieles y escarban los agujeros húmedos.
Amor que buscas fuera, halla dentro… y reconoce la verdadera naturaleza del Amor de Uno.

Ser de Amor, Amor de carne viva… yérguete y contempla que Amor es lo que realmente eres.
Por ello, cuando los amantes se enfrentan y se miran a los ojos de cerca se pierden el uno en el otro.
Por ello, tarde o temprano, añorarás "amar" más allá del desear a cuatro patas.
Levántate, amor, porque Amor es lo que realmente eres; porque Amor es lo que realmente somos.

Pero atrapado en estos cuerpos, ese Amor sido a sí mismo se pierde y se busca por entre las carnes y la mente. Y cuando dos cuerpos amantes se encuentran y se sienten con los genitales, con el entendimiento y el espíritu, entonces, este Amor inmanente se ha hallado a sí mismo en el samsara.

Entonces, deja de buscar, amor, como un perro, y vuélvete a entregar como un animal amando a cuatro patas, pero habiendo ya reconocido que Amor es lo que realmente eres; que Amor es lo que realmente somos.

Verdadero Amor a cuatro patas.